¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

Indignación científica (9)

I
Visitar página web/blogCastellano41 entradas

Indignación científica es una página web/blog en castellano que ha publicado 41 entradas, siendo la última del día 14/03/2016.

Lo que pasa cuando un científico oye o lee una chorrada. Vía libre a la indignación. No apto para pieles finas.

Indignación científica : Antivacunas: un peligro [fuente]


27/04/2015

A raíz de una discusión en Facebook, esta semana he cambiado el tema del que iba a hablar en el blog. Así que dejaremos el tema de que los científicos no somos ONGs para más adelante y vamos a centrarnos sobre el peligro que supone un colectivo que, amparándose en un artículo falseado de un medicastro, publicado en The Lancet en 1998, han creado una especie de culto anticientífico que no atiende ni a razones ni a realidades. A eso y gracias a la publicación, esta semana, de un artículo que da carpetazo a las pretensiones de los antivacunas y que demuestra, de una vez por todas (otra vez), que las vacunas no provocan autismo. 
Y es que, a pesar de todo el esfuerzo invertido por este y otros estudios, hay quien sigue empeñado en creerse la estafa de Wakefield. Es más, el BMJ le dedicó una serie especial a la farsa que Wakefield montó en The Lancet en 1998. Tras todo ese circo, en 2004, hubo una retractación parcial, hasta que, finalmente, The Lancet retiró el artículo en 2010. Doce años de controversia que han creado un culto a una mentira, una religión anticientífica y ridícula que no ha hecho sino crear más problemas, a pesar de, como véis, haberse retirado el artículo. 
Una de las consecuencias más graves, como sabréis, es la epidemia de sarampión en Disneyland en Estados Unidos. En un país en el que el sarampión se había declarado erradicado en el año 2000, la aparición de más de un centenar de casos, supuso una evidencia muy fuerte del daño que pueden provocar los irresponsables que deciden no vacunarse. 
El problema, como siempre, no son ellos mismos. Cada uno tiene la libertad de hacer lo que quiera con su cuerpo, me espetaban a mí el otro día en Facebook. Mi respuesta, que transcribo aquí, no pudo ser más lapidaria: Si a mí me parece perfecto que te cortes una pierna para ver cómo te desangras como un cerdo. Pero ya no me parece tan perfecto que me contagies un sarampión porque a ti no te d[...]

Indignación científica : No hay dinero para investigar. ¿Seguro? [fuente]


27/04/2015

Bienvenidos de nuevo.
¿Os acordáis del mono de los presupuestos del que hablábamos el otro día? Sí, ése con acceso a la pasta que se reparte para los servicios públicos del Estado en chorradas. Bueno, pues hoy os voy a contar otra bonita historia sobre ese dinero. Pero para comprender bien lo que os voy a contar, antes tendremos que fijarnos en estas otras cinco historias, llamémoslas "tramas secundarias". De momento.

Ricardo (nombre ficticio) es un joven licenciado en Químicas que durante su último año de carrera ha pasado una gran parte de su tiempo libre en un laboratorio que investiga métodos eficaces y baratos de producir grafeno en grandes cantidades. Ha aprendido mucho en este tiempo y el jefe del grupo le ofreció el año pasado incorporarse al laboratorio mediante una beca FPI. Su expediente no es de los más brillantes, pero el grupo es puntero y cree tener posibilidades. Tras pasar el proceso de selección y muchos meses de espera, le llega la comunicación de que le han concedido el contrato provisionalmente. Pero aún sigue esperando a firmarlo. No hay resolución definitiva que le permita incorporarse al grupo de investigación.
Sara (nombre ficticio) es una joven doctora que, tras haber presentado una tesis sobre el grafeno en una prestigiosa universidad, decidió continuar su investigación en tan noble material. Ha ido rebotando de contrato en contrato, anclada en la precariedad e inseguridad laboral entre el Juan de la Cierva y los de entidades privadas. Tras una búsqueda intensiva y una selección rigurosa, eligió el mismo laboratorio que Ricardo para continuar su formación postdoctoral, porque no salen plazas para poder formar su propio grupo. A mediados del año pasado, el jefe del grupo contactó con ella y le dio el visto bueno para presentar un proyecto del programa de Retos para la Sociedad. Presentaron los papeles en plazo, a principios de Octubre. Aún sigue esperando la resolución del proyecto, pero mi[...]

Indignación científica : Científicos perdiendo tiempo [fuente]


20/04/2015

CV de un investigador medioAunque ya hemos hablado en el blog sobre el escaso dinero que recibe la investigación, dejamos a medias un asunto que es tanto o más indignante que la falta de fondos públicos. ¿El escaso interés de nuestros políticos por la investigación? ¿La cada vez más sangrante falta de criterio a la hora de repartir el dinero público? ¿El hecho de que cada vez quedemos más relegados entre los ministerios a un puesto olvidado por todos? No, amiguitos. Me estoy refiriendo al exceso de papeleo, burocracia, documentación y trámites interminables, absurdos y estúpidos que no tienen ningún sentido.
Pensad lo siguiente: tenéis que hacer un trabajo, el que sea. Y para ello necesitáis que os den permiso para hacerlo (aparte de un presupuesto, ojo). ¿Os imagináis que no os dieran permiso ni dinero para llevarlo a cabo durante meses y tuviérais que estar mano sobre mano en vuestra casa? Es más, ¿os imagináis que para que os dieran ese permiso tuviérais que enviar vuestro CV, los documentos que justifican lo que ponéis en ese CV, la justificación de por qué queréis hacer ese trabajo, los documentos que apoyan que dicho trabajo se realice y los documentos que justifican que estáis capacitados para hacer dicho trabajo? ¿Que además de todo esto os pidieran en qué váis a gastar el dinero que pedís para hacer dicho trabajo, justificado al milímetro, con gastos previstos de aquí en tres-cuatro años?
Pues eso es lo que nos piden a los investigadores. En los dos últimos años, la cosa se ha simplificado en parte. La posibilidad de entregar toda esta documentación por vía telemática ha aliviado, al menos parcialmente, la carga burocrática que conlleva pedir un proyecto. Excepto en los casos en que no funciona la presentación telemática. En cuyo caso, presentar toda la documentación es un [...]

Indignación científica : Inocencia vs. analfabetismo científico [fuente]


13/04/2015

Sé que con el post que voy a escribir ahora levantaré muchas ampollas. Pero es que tras ver el programa de Equipo de Investigación del pasado 10 de abril, las ampollas las tengo yo. Y como compartir es de buen cristiano, creo que deberíamos llevar unas cuantas ampollas entre todos. En dicho reportaje, veíamos cómo desalmados cargados de palabras bonitas y falsas esperanzas convencían a gente desesperada y sin conocimientos de comprar aparatos tan caros como inútiles. Aunque lo peor no es eso: lo peor fueron los primeros protagonistas del reportaje: Josep Pàmies y Teresa Forcades, que esparcen sus creencias pseudocientíficas por doquier a gente a quienes la medicina no ha podido ayudar.

El reportaje lleva por título Vendedores de milagros; no podría ser más adecuado.
La primera parte la dedican a un juicio contra unos charlatanes que vendían un medicamento falso. Este medicamento milagroso se basaba en las afirmaciones sin base alguna de un físico sin formación biosanitaria alguna y un hombrecillo que, habiendo pisado una facultad unos pocos meses, se publicitaba como biólogo. Ambos se presentaban como biólogos moleculares que tenían una panacea en sus manos. ¿Veis ya el truco? Estos dos farsantes se investían de una dignidad que no merecían y de una autoridad que jamás tuvieron para captar víctimas a las que sacarles el dinero. ¿Qué les aseguraban? Que se curarían de dolencias tan graves como el Alzheimer. Lógicamente, se les condena a 4 años por intrusismo y estafa. Personalmente, me parece poco. Mataron a personas. Personas que abandonaron tratamientos de demostrada efectividad por este supuesto milagro.
Pero hay más gente sin escrúpulos que, sin base científica alguna, va por las ciudades de España, amparados por instituciones públicas, como Universidades y Ayuntamientos, predicando las bondades de un producto que se utiliza como desinfectante de aguas (el famoso MMS) puede curar el SIDA, el ébola y hasta ha[...]

Indignación científica : Equidistancia y periodismo gilipollas [fuente]


06/04/2015

PeriódicosAntes de empezar con el post de hoy, me gustaría que todos y cada uno de vosotros os planteárais algunas cosillas. ¿Alguno de vosotros se posicionaría en contra de la teoría de la gravedad si entrevistara a un físico especializado en tal teoría? ¿Alguno de vosotros sentiría simpatía por un tarado que dijera que el ébola se cura con hierbas después de la epidemia que sufre África? ¿Alguno de vosotros ensalzaría una pseudoterapia peligrosa sólo porque da buen rollo? Si la respuesta es que sí, a alguna de las preguntas, a cualquiera, enhorabuena, hoy eres el protagonista de este post.

Sí, acabas de ser incluido en el grupo de los periodistas gilipollas. ¿Te ofende? ¿Te molesta? Cojonudo, me alegro muchísimo. ¿Sabes por qué? Porque el cabreo que tengo yo con tu estupidez es muchísimo mayor del que puedas tener tú porque alguien te espeta la verdad a la cara: que eres gilipollas. O al menos, ejerces de tal. 
Sí, lo he hecho otra vez. Y aquí tienes una tercera: eres un periodista gilipollas. ¿Quieres una cuarta y hasta una quinta? Pues sólo tienes que repetir las actitudes que muestran esta periolista que entrevista a J. M. Mulet en el programa 'Para todos, la 2', la de esta otra que escribió sobre bioneuroemoción o la de esta otra que se emociona por entrevistar a un estafador. Oh, sí, si eres un periolisto igual te parezca bien que las tres compañeras de profesión se sitúen de un lado concreto. O simplemente lo hagas por mero corporativismo. Pero si eres un periodista de verdad, lo que te importará será dar información VERAZ, así, en mayúsculas. No sólo dar información. Y sabrás por qué esas compañeras tuyas son dignas de un rapapolvo.
Cuando se intenta dar información sobre política o deporte, es deseable que uno entierre sus propias ideologías y mire a[...]

Indignación científica : Idiotas ilustrados [fuente]


26/03/2015

Es curioso, muy curioso, cómo alguien que se autodenomina erudito, como es el caso del ínclito Fernando Sánchez Dragó, puede ser víctima de su propia estupidez, mostrando un ejemplo de Dunning-Kruger tan flamante y brillante como el que muestra en la publicación que podéis leer en la imagen adjunta. Si vais a la línea pequeñita que hay bajo su nombre, que le acredita como autor de semejante cagarro, veréis un enlace a su tienda online de mierdecitas variadas. Pero, regodeándose en su disonancia cognitiva, ha puesto mal la URL, dando muestras de su verdadera inteligencia.

Sánchez-Dragó vs. CienciaSe despacha a gusto el juntaletras (es opinión personal; he leído varios libros suyos y todos me parecen un montón de estiércol) y dice, cual Torquemada ante Abraham Leví (y aprovecho para declararme fan absoluto de la serie El Ministerio del Tiempo) que la religión es la de los otros, que son los otros los de la Inquisión. El ad hominem, esgrimido cual cachiporra, para colgar un sambenito a su oponente, que en este caso no es otro que la razón y la realidad científica. Dibuja al científico como un integrista, alguien apegado a una idea, a un dogma. Se apunta, desde una atalaya como La Razón, a llamar casta a todo aquello que no casa con su propia religión, adornando su argumentación con un conjunto de epítetos tan absurdos, ridículos y estúpidos como innecesarios. Pero claro, descubrimos, al leer su notilla, que él ha sido un incauto. Uno de tantos que se ha tragado el rollo de tantos y tantos charlatanes y vendedores de crecepelo. Que así los denomina, como él apunta, "que haya charlatanes y vendedores de supuestos crecepelos no significa que todos lo sean", atreviéndose a señalar a la iridología, la macrobiótica, el reiki y otros cuantos como pecadores, pero arropando bajo su capa de sapiencia y erudic[...]

Indignación científica : Que no, coño... que no [fuente]


23/03/2015


Envases de productos homeopáticosHace unos días recibimos las conclusiones del metanálisis que el National Health and Medicine Research Council o NHMRC, había realizado sobre esa rama de la brujería que llamamos homeopatía. Sí, esa de las diluciones imposibles y las impregnaciones en bolitas de azúcar. Bueno, pues estos señores de las antípodas, tras analizar los 240 estudios mejor realizados por los anumeristas del azúcar, concluyen que la homeopatía no tiene ningún efecto superior al placebo. En ninguna de las condiciones que analizaron. Porque ya sabemos que el síndrome de la cartera llena sí que lo curan. O, a lo mejor, la sed.

No voy a dedicarme a comentar el análisis del NHMRC en profundidad, porque ya lo han hecho otros mucho mejor que yo en otros sitios que podéis consultar para enteraros de lo que pone en el informe. Lo que voy a hacer es comentar lo molestos que son los proazúcar mojado cuando se deja claro que su religión es como las demás. Y como cualquier otro fanático religioso cuando se atacan las bases de su fe, se convierten en auténticas como moscas cojoneras intentando salir por un cristal cerrado: se dan una y otra vez de cabeza con la realidad más cruda.
Con los homeópatas pasa como con los creacionistas: que las pruebas les dan igual. Su realidad alternativa es que unas bolicas de azúcar a las que se ha humedecido con un agua que "recuerda" aquello que se ha disuelto/diluído en ella, pueden tener algún efecto sobre el organismo que recibe dichos glóbulos dulces. Es más, tienen preparaciones (llamarlas "medicamentos" sería concederles una dignidad que no merecen y no pienso hacerlo) líquidas de alcohol o agua, que no todo son glóbulos en la viña de San Samuel. Y de la misma manera que los creacionistas vienen una y otra vez a mostrar los desacreditados y falsos halos d[...]

Indignación científica : Publicidad gratuita para brujerías y otras chorradas [fuente]


09/03/2015

¿Os imagináis que al frente del Gobierno hubiéramos puesto a un mono que con apretar un botón repartiera dinero a discreción? No, en serio, imaginadlo. Bueno, vale, igual no tenéis que hacer mucho esfuerzo.

Que sí, que ningún esfuerzo. Básicamente por que lo que está ocurriendo últimamente con las financiaciones de los entes públicos es de traca. Por un lado se condena al CSIC, la máxima institución científica de nuestro país, a hacer malabarismos con los presupuestos, a retirar dinero de proyectos concedidos a investigadores para sostener gastos corrientes y a infrautilizar recursos disponibles porque no se pagan las mudanzas (el Instituto Cajal tiene un edificio nuevo y modernísimo en el campus de la UAH que está vacío porque "no hay dinero para mudanzas"). Pero por otro se sufraga la promoción de la estupidez y la ignorancia por parte de TVE.
Órbita Laika y las pseudocienciasÓrbita Laika, resistiendo al invasor
(Escaneado de "Astérix y Latraviata"; modificado libremente)Oh, sí, en nuestro ínclito ente público hay verdaderas maravillas como Orbita Laika, pero resulta que esta "pequeña aldea de Armorica que resiste ahora y siempre al invasor" no la paga el ente público en sí, sino que la financia la Federación Española de Ciencia y Tecnología, en un patente esfuerzo de promocionar la divulgación científica de forma amena y cercana, con la sana intención de hacer llegar el conocimiento científico más actual, más útil y con más proyección a la masa (que sigue prefiriendo el granhermaneo y el ikerfrikismo, pero ahí resiste). La FECYT, cual Panoramix con su poción mágica, ha decidido mantener el apoyo al programa y eso es de agradecer, aplaudir a rabiar y hasta hacer un monumento.
Pero, y tal como pretendo ilustrar en la imagen, a su alrededor tiene grandes campamentos [...]

Indignación científica : Analfabetismo científico y experimentación animal [fuente]


08/03/2015

Hasta ahora, el único blog que tenía estaba dedicado a otra cosilla, pero hoy me he decidido a abrir un blog para comentar las cosas que, comentándose en el mundo real, tienen mucho de analfabetismo científico y que me duelen y me indignan a partes iguales. Así, para dar mis opiniones (y también para desahogarme, que falta me hace) he decidido iniciar este blog. Para empezar, quisiera pedir disculpas si alguien se ve reflejado en las situaciones que aquí expongo y se siente innecesariamente ofendido.

En este primer artículo voy a hablar de experimentación animal. No, no voy a hacer una disertación sobre lo que es, los mitos a su alrededor y demás, porque eso ya lo he hecho en otra parte, como veréis más adelante. Lo que voy a hacer es explicar por qué me indigna que haya gente capaz de solicitar su prohibición.



Estatua a los animales de laboratorio en NovosibirskEstatua en honor del ratón de laboratorio
Novosibirsk (vía imgur)
Las personas que tienen el culo caliente a menudo tienen demasiado tiempo libre de preocupaciones. Y como tienen demasiado tiempo libre, se les ocurren ideas tan peregrinas como la siguiente:

Un millón de firmas para prohibir la experimentación animal
No sé cómo a alguien con las meninges intactas puede solicitar esta estupidez. Sí, estupidez. Digo esto por dos razones, principalmente.

La primera, porque esto sólo se le puede ocurrir a un ignorante que no sabe de qué va la investigación animal. Para los que no queráis incluiros en dicho colectivo, aquí os dejo otro enlace en el que se cuenta de qué va la experimentación con animales, pero de verdad, sin mitos y sin chorradas:

Experimentación animal
Dicho lo cuál, estoy completamente seguro de que la inmensa mayoría de lo[...]