¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

Dopamina (bien repartida) (18)

D
Visitar página web/blogCastellano18 entradas

Dopamina (bien repartida) es una página web/blog en castellano que ha publicado 18 entradas, siendo la última del día 25/03/2012, actualmente está inactivo.

Pensamiento crítico, ciencia, divulgación, medicina, psiquiatría, placer, dopamina...

Dopamina (bien repartida) : ¿Qué es el placer? (o por qué no quiero ser feliz) (Capítulo 2) [fuente]


25/03/2012

Tu placer y el mío

Ni que decir tiene que, aunque en esencia producido en los mismos circuitos cerebrales, no son todos los placeres iguales. Los placeres divergen en intensidad, calidad y matices. Desde luego es placer escuchar una pieza musical agradable, y no menos placer es contemplar un bello amanecer estirado en una playa tropical, pero son muy diferentes entre sí. Incluso el mismo placer, experimentado en condiciones distintas puede resultar muy diferente. No es lo mismo saborear una deliciosa tarta de queso en un cálido y relajado local barcelonés, que en el office del trabajo, simplemente, sabe distinto.

Tarta de queso con arándanos.

Hay muchas variables implicadas en la forma en que experimentamos una vivencia placentera. Esa experimentación está influida por el aprendizaje, por como se ha modelado nuestro cerebro en experiencias previas. Pongamos por caso que, esa tarta de queso, la degustamos por primera vez en un entorno idílico, y además la cogimos con apetito, produciéndonos una buena recompensa. Si hoy sabemos que vamos a probarla de nuevo, porque un apreciado amigo nos va a traer una para el café, nuestro sistema de recompensa se activa horas antes, porque sabe que la recompensa está cerca, sabe que la tarta de queso está en camino. Las áreas del cerebro que almacenan aquel buen recuerdo (principalmente el hipocampo) están conectadas con ese sistema de recompensa, y le envía mensajes (impulsos eléctricos neuronales), “hey! te acuerdas de aquel delicioso postre? te acuerdas de cuanta dopamina liberaste al probarlo?, hoy lo vuelves a catar!” . Desde ese momento ya se comienza [...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Qué es el placer? (o por qué no quiero ser feliz) (Capítulo 2) [fuente]


25/03/2012

Tu placer y el mío

Ni que decir tiene que, aunque en esencia producido en los mismos circuitos cerebrales, no son todos los placeres iguales. Los placeres divergen en intensidad, calidad y matices. Desde luego es placer escuchar una pieza musical agradable, y no menos placer es contemplar un bello amanecer estirado en una playa tropical, pero son muy diferentes entre sí. Incluso el mismo placer, experimentado en condiciones distintas puede resultar muy diferente. No es lo mismo saborear una deliciosa tarta de queso en un cálido y relajado local barcelonés, que en el office del trabajo, simplemente, sabe distinto.

Tarta de queso con arándanos.

Hay muchas variables implicadas en la forma en que experimentamos una vivencia placentera. Esa experimentación está influida por el aprendizaje, por como se ha modelado nuestro cerebro en experiencias previas. Pongamos por caso que, esa tarta de queso, la degustamos por primera vez en un entorno idílico, y además la cogimos con apetito, produciéndonos una buena recompensa. Si hoy sabemos que vamos a probarla de nuevo, porque un apreciado amigo nos va a traer una para el café, nuestro sistema de recompensa se activa horas antes, porque sabe que la recompensa está cerca, sabe que la tarta de queso está en camino. Las áreas del cerebro que almacenan aquel buen recuerdo (principalmente el hipocampo) están conectadas con ese sistema de recompensa, y le envía mensajes (impulsos eléctricos neuronales), “hey! te acuerdas de aquel delicioso postre? te acuerdas de cuanta dopamina liberaste al probarlo?, hoy lo vuelves a catar!” . Desde ese momento ya se comienza [...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Qué es el placer? (Primer capítulo) [fuente]


29/01/2012

El placer es…

El instrumento que utiliza nuestra biología para mantenernos vivos y reproducirnos. Es un engaño, un cebo, una treta fascinante que nos guía como el dedo que sigue las líneas del libro de instrucciones que no tenemos.

El placer constituye la esencia del mecanismo mediante el que nuestra naturaleza nos motiva a realizar acciones que nos son necesarias para sobrevivir o reproducirnos, a falta de poder sentarse a explicárnoslo el día en que nacemos.

Así, cuando nuestro cuerpo necesita nutrientes y estamos hambrientos, comer nos provoca placer. Cuando tenemos frío el calor nos provoca placer. Cuando necesitamos dormir, nos entra sueño y acurrucarnos en la cama nos provoca placer. Además, nuestro sistema de recompensa (así se denomina el conjunto de estructuras cerebrales que asocia nuestras conductas con sensaciones placenteras) es capaz de priorizar, según el estado de nuestro organismo, lo que más necesitamos en cada momento. Por ejemplo, el sexo es placentero, y lo necesitamos para reproducirnos, pero no lo es tanto si nos estamos muriendo de frío.

 

El origen del placer   (el origen de la vida)

El origen de la vida es una historia maravillosa que se inicia con moléculas que son capaces de hacer copias de sí mismas, utilizando materia de su entorno. Estas moléculas pasaron a organizarse en células, para conseguir más eficiencia a la hora de replicar su contenido esencial (sus genes). Hasta ahí la cosa funcionaba de forma bastante mecánica. Pero estas formas de vida “simples” continuaron evolucionando,  perfeccionando su[...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Qué es el placer? (Primer capítulo) [fuente]


29/01/2012

El placer es…

El instrumento que utiliza nuestra biología para mantenernos vivos y reproducirnos. Es un engaño, un cebo, una treta fascinante que nos guía como el dedo que sigue las líneas del libro de instrucciones que no tenemos.

El placer constituye la esencia del mecanismo mediante el que nuestra naturaleza nos motiva a realizar acciones que nos son necesarias para sobrevivir o reproducirnos, a falta de poder sentarse a explicárnoslo el día en que nacemos.

Así, cuando nuestro cuerpo necesita nutrientes y estamos hambrientos, comer nos provoca placer. Cuando tenemos frío el calor nos provoca placer. Cuando necesitamos dormir, nos entra sueño y acurrucarnos en la cama nos provoca placer. Además, nuestro sistema de recompensa (así se denomina el conjunto de estructuras cerebrales que asocia nuestras conductas con sensaciones placenteras) es capaz de priorizar, según el estado de nuestro organismo, lo que más necesitamos en cada momento. Por ejemplo, el sexo es placentero, y lo necesitamos para reproducirnos, pero no lo es tanto si nos estamos muriendo de frío.

 

El origen del placer   (el origen de la vida)

El origen de la vida es una historia maravillosa que se inicia con moléculas que son capaces de hacer copias de sí mismas, utilizando materia de su entorno. Estas moléculas pasaron a organizarse en células, para conseguir más eficiencia a la hora de replicar su contenido esencial (sus genes). Hasta ahí la cosa funcionaba de forma bastante mecánica. Pero estas formas de vida “simples” continuaron evolucionando,  perfeccionando [...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Por qué me gusta…? (Neurobiología de la belleza) [fuente]


16/10/2011

Introducción

El Sol radiante parece hacerse más y más grande a medida que cae la tarde mientras va perdiendo buena parte de su luz cegadora, se diría que coqueto deja de deslumbrarnos sólo para dejarnos ver cómo se zambulle elegante en el mar. Pero no se va sin más. Antes pinta el cielo de rojos y ópalos, torna calientes los colores de casi todo lo que toca y nos acaricia la retina durante unos pocos minutos. O podría simplemente decir que el Sol se pone, como cada día, pero me sabría a poco. Me sabría a poco porque no haría referencia al delicioso espectáculo que, sentado en la arena a la orilla del mar, he disfrutado durante buena parte de mi infancia, al placer que se siente cuándo durante esos minutos parece que el mundo está ahí actuando para ti, al placer de tanta belleza que, en realidad, se encuentra mucho más cerca que el lejano astro, bien protegida en el oscuro y gelatinoso lugar donde se forma, en nuestro cerebro.

¿Por qué a ti te gusta ese cuadro y a mí me parece horrible? ¿Por qué nos eriza el vello esa canción? ¿Por qué podemos sentir placer simplemente observando, por ejemplo, una noche estrellada? ¿Qué es, en esencia, la belleza?

Sentimos placer para sobrevivir

Un gato famélico ve pasar un pequeño ratón por delante de él corriendo, enjuto y veloz hacia un trocito de fruta madura. El gato siente la falta de alimento en forma de un deseo que todos conocemos bien, el deseo de nutrientes que llamamos hambre. El deseo nace de una necesidad, un desequilibrio interior que genera en nuestro cerebro la expectativa de una posible recompensa, nos pone en m[...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Por qué me gusta…? (Neurobiología de la belleza) [fuente]


16/10/2011

Introducción

El Sol radiante parece hacerse más y más grande a medida que cae la tarde mientras va perdiendo buena parte de su luz cegadora, se diría que coqueto deja de deslumbrarnos sólo para dejarnos ver cómo se zambulle elegante en el mar. Pero no se va sin más. Antes pinta el cielo de rojos y ópalos, torna calientes los colores de casi todo lo que toca y nos acaricia la retina durante unos pocos minutos. O podría simplemente decir que el Sol se pone, como cada día, pero me sabría a poco. Me sabría a poco porque no haría referencia al delicioso espectáculo que, sentado en la arena a la orilla del mar, he disfrutado durante buena parte de mi infancia, al placer que se siente cuándo durante esos minutos parece que el mundo está ahí actuando para ti, al placer de tanta belleza que, en realidad, se encuentra mucho más cerca que el lejano astro, bien protegida en el oscuro y gelatinoso lugar donde se forma, en nuestro cerebro.

¿Por qué a ti te gusta ese cuadro y a mí me parece horrible? ¿Por qué nos eriza el vello esa canción? ¿Por qué podemos sentir placer simplemente observando, por ejemplo, una noche estrellada? ¿Qué es, en esencia, la belleza?

Sentimos placer para sobrevivir

Un gato famélico ve pasar un pequeño ratón por delante de él corriendo, enjuto y veloz hacia un trocito de fruta madura. El gato siente la falta de alimento en forma de un deseo que todos conocemos bien, el deseo de nutrientes que llamamos hambre. El deseo nace de una necesidad, un desequilibrio interior que genera en nuestro cerebro la expectativa de una posible recompensa, nos pone en m[...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Por qué me gusta…? (Neurobiología de la belleza) [fuente]


16/10/2011

Introducción

El Sol radiante parece hacerse más y más grande a medida que cae la tarde mientras va perdiendo buena parte de su luz cegadora, se diría que coqueto deja de deslumbrarnos sólo para dejarnos ver cómo se zambulle elegante en el mar. Pero no se va sin más. Antes pinta el cielo de rojos y ópalos, torna calientes los colores de casi todo lo que toca y nos acaricia la retina durante unos pocos minutos. O podría simplemente decir que el Sol se pone, como cada día, pero me sabría a poco. Me sabría a poco porque no haría referencia al delicioso espectáculo que, sentado en la arena a la orilla del mar, he disfrutado durante buena parte de mi infancia, al placer que se siente cuándo durante esos minutos parece que el mundo está ahí actuando para ti, al placer de tanta belleza que, en realidad, se encuentra mucho más cerca que el lejano astro, bien protegida en el oscuro y gelatinoso lugar donde se forma, en nuestro cerebro.

¿Por qué a ti te gusta ese cuadro y a mí me parece horrible? ¿Por qué nos eriza el vello esa canción? ¿Por qué podemos sentir placer simplemente observando, por ejemplo, una noche estrellada? ¿Qué es, en esencia, la belleza?

Sentimos placer para sobrevivir

Un gato famélico ve pasar un pequeño ratón por delante de él corriendo, enjuto y veloz hacia un trocito de fruta madura. El gato siente la falta de alimento en forma de un deseo que todos conocemos bien, el deseo de nutrientes que llamamos hambre. El deseo nace de una necesidad, un desequilibrio interior que genera en nuestro cerebro la expectativa de una posible recompensa, nos pone en[...]

Dopamina (bien repartida) : ¿Por qué dormimos? ¿Qué significan los sueños? [fuente]


06/03/2011

¿Por qué dormimos?

Una mañana de septiembre de 1974 James Reeves, un experimentado capitán de vuelo, hablaba desde la cabina de su avión comercial con la torre de control. La última frase que retransmitió aquella mañana, poco antes de morir, es una frase que todos hemos dicho en alguna ocasión, y muchos, demasiado a menudo: “Rest, all I need is to Rest” (Descansar, lo único que necesito es descansar). 30 minutos después de pronunciarla se estrellaba su avión contra el suelo de Carolina del Norte, con James y otras 81 personas.

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Todos hemos sufrido los efectos de la falta de sueño, y a nadie le cabe duda de que necesitamos dormir. Pero ¿por qué? ¿Para que sirve dormir? ¿que hace nuestro organismo mientras duerme que no pueda hacer despierto?

Existen miles de hipótesis acerca de las funciones del sueño (con sueño me refiero a dormir, en adelante cuando quiera referirme a los sueños, lo haré con el término ensueño, para evitar confusiones y frases retorcidas). De entre todas esas posibles funciones del sueño, tenemos un nivel aceptable de evidencia científica de las siguientes:

  1. Reposición y gestión de la energía química del cuerpo.
  2. Memorización y consolidación de lo que hemos aprendido durante la vigilia.
  3. Regulación de la temperatura del cerebro.
  4. Eliminación de las sustancias nocivas que produce el cerebro durante la vigilia.
  5. Reparación de los tejidos del cuerpo.
  6. Plasticidad cerebral (modelado del cerebro) durante la fase embrionaria.

¿Entonces todo ser con neuronas necesita dormir? ¿por qué no duermen las moscas?

Dopamina (bien repartida) : ¿Por qué dormimos? ¿Qué significan los sueños? [fuente]


06/03/2011

¿Por qué dormimos?

Una mañana de septiembre de 1974 James Reeves, un experimentado capitán de vuelo, hablaba desde la cabina de su avión comercial con la torre de control. La última frase que retransmitió aquella mañana, poco antes de morir, es una frase que todos hemos dicho en alguna ocasión, y muchos, demasiado a menudo: “Rest, all I need is to Rest” (Descansar, lo único que necesito es descansar). 30 minutos después de pronunciarla se estrellaba su avión contra el suelo de Carolina del Norte, con James y otras 81 personas.

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Todos hemos sufrido los efectos de la falta de sueño, y a nadie le cabe duda de que necesitamos dormir. Pero ¿por qué? ¿Para que sirve dormir? ¿que hace nuestro organismo mientras duerme que no pueda hacer despierto?

Existen miles de hipótesis acerca de las funciones del sueño (con sueño me refiero a dormir, en adelante cuando quiera referirme a los sueños, lo haré con el término ensueño, para evitar confusiones y frases retorcidas). De entre todas esas posibles funciones del sueño, tenemos un nivel aceptable de evidencia científica de las siguientes:

  1. Reposición y gestión de la energía química del cuerpo.
  2. Memorización y consolidación de lo que hemos aprendido durante la vigilia.
  3. Regulación de la temperatura del cerebro.
  4. Eliminación de las sustancias nocivas que produce el cerebro durante la vigilia.
  5. Reparación de los tejidos del cuerpo.
  6. Plasticidad cerebral (modelado del cerebro) durante la fase embrionaria.

¿Entonces todo ser con neuronas necesita dormir? ¿por qué no duermen las moscas?

Dopamina (bien repartida) : Homeopatía, ¿por qué es peligrosa aunque no me haga daño? [fuente]


20/02/2011

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es una pseudociencia de las terapias alternativas a la medicina. Tuvo sus inicios a finales del siglo XVIII y principios del XIX a manos de un médico alemán, Samuel Hahnemann (1755-1843). En esa época la medicina aún se regia en esencia por los principios de Hipócrates y Galeno. Los tratamientos más utilizados del momento eran los purgantes (irritantes del intestino que provocan diarrea), eméticos (sustancias que provocan el vómito) y sangrías (literalmente, provocar al enfermo una hemorragia con intención de depurar la sangre de humores patológicos). En respuesta a estos métodos cruentos, desagradables y peligrosos, la homeopatía ofrecía tratamientos que no ocasionaban ninguna molestia, lo que explica su rápida y espectacular popularización.

¿Pero qué descubrió Hahnemann? ¿En qué se basa la homeopatía?

Hahnemann no descubrió nada. Inicialmente Hahnemann y posteriormente sus sucesores hasta nuestros días establecieron unos principios arbitrarios en los que se basan todos los remedios homeopáticos. Como son pocos y muy sencillos en su formulación, vayamos uno por uno:

- Similia similibus curantur (lo similar cura a lo similar): El primer principio de la homeopatía reza así. Hahnemann dijo que las sustancias en la naturaleza pueden producir síntomas de enfermedades. Si una sustancia provoca síntomas de gripe al ingerirla, entonces esa sustancia será el remedio contra la gripe, pero antes hay que diluirla y agitarla (vaya! pretendía explicar el primer principio y sin querer los he explicado todos). Si quieres curar el dolor de cabeza, encuentra una sustancia que de dolor de cabeza, dilúyela, agítala, tienes el tratamiento. Esta idea no se ha cons[...]

Dopamina (bien repartida) : Homeopatía, ¿por qué es peligrosa aunque no me haga daño? [fuente]


20/02/2011

¿Qué es la homeopatía?

La homeopatía es una pseudociencia de las terapias alternativas a la medicina. Tuvo sus inicios a finales del siglo XVIII y principios del XIX a manos de un médico alemán, Samuel Hahnemann (1755-1843). En esa época la medicina aún se regia en esencia por los principios de Hipócrates y Galeno. Los tratamientos más utilizados del momento eran los purgantes (irritantes del intestino que provocan diarrea), eméticos (sustancias que provocan el vómito) y sangrías (literalmente, provocar al enfermo una hemorragia con intención de depurar la sangre de humores patológicos). En respuesta a estos métodos cruentos, desagradables y peligrosos, la homeopatía ofrecía tratamientos que no ocasionaban ninguna molestia, lo que explica su rápida y espectacular popularización.

¿Pero qué descubrió Hahnemann? ¿En qué se basa la homeopatía?

Hahnemann no descubrió nada. Inicialmente Hahnemann y posteriormente sus sucesores hasta nuestros días establecieron unos principios arbitrarios en los que se basan todos los remedios homeopáticos. Como son pocos y muy sencillos en su formulación, vayamos uno por uno:

- Similia similibus curantur (lo similar cura a lo similar): El primer principio de la homeopatía reza así. Hahnemann dijo que las sustancias en la naturaleza pueden producir síntomas de enfermedades. Si una sustancia provoca síntomas de gripe al ingerirla, entonces esa sustancia será el remedio contra la gripe, pero antes hay que diluirla y agitarla (vaya! pretendía explicar el primer principio y sin querer los he explicado todos). Si quieres curar el dolor de cabeza, encuentra una sustancia que de dolor de cabeza, dilúyela, agítala, tienes el tratamiento. Esta idea no se ha con[...]

Dopamina (bien repartida) : Electroshocks [fuente]


13/02/2011

Recogidos los datos de la encuesta que os propuse para decidir el tema de esta semana, y como dicen las viejas gramolas al elegir una canción, ésta es su elección: Electroshocks. - ¿Pero todavía se hacen electroshocks, doctor?-, exclama Marta … Sigue leyendo →

Dopamina (bien repartida) : Electroshocks [fuente]


13/02/2011

Recogidos los datos de la encuesta que os propuse para decidir el tema de esta semana, y como dicen las viejas gramolas al elegir una canción, ésta es su elección: Electroshocks.

- ¿Pero todavía se hacen electroshocks, doctor?-, exclama Marta mientras no puede evitar que la congoja ruborice su rostro y humedezca sus ojos. No dirá nada más durante unos minutos, sus cuerdas vocales han perdido el tono que necesitan para mantener la voz vencidas por el miedo y el desaliento. Su padre Mario, una persona de carácter fuerte, enérgico y decidido, el pilar en el que siempre se ha aguantado la familia, especialmente en momentos difíciles como éste, ha caído. Donde Marta ha encontrado invariablemente una mano firme que la guiaba en la oscuridad, ha descubierto esta mañana un montoncito de botes vacíos de esas píldoras que toma su madre para dormir. Mario ha intentado suicidarse.

- Hacía unos dos meses que ya no era él, no disfrutaba de nada, no hablaba, no tenía hambre, y sólo quería estar en la cama- Dice María recuperando el aliento. Su padre sufre una depresión, como suele ocurrir en la mayoría de ocasiones, pensaron que sería algo pasajero, que se solucionaría con unas vitaminas y “poniendo un poco de su parte”. Así la enfermedad fue avanzando hasta desintegrar sus ganas de vivir. Los antidepresivos, en la inmensa mayoría de los casos sumamente eficaces, no han surtido efecto en Mario, es un caso de depresión mayor refractaria a tratamiento farmacológico. Y ahora el doctor le explica a Marta que la opción más eficaz y segura son los electroshocks.

La mayoría de personas no han tenido ocasión 

Dopamina (bien repartida) : Psicoanalizando a Superman [fuente]


05/02/2011

Dopamina (bien repartida) : Esquizofrenia [fuente]


05/02/2011

Algunas palabras irrumpen en nuestra conciencia con la violencia de un trueno en una callada noche de verano. Esquizofrenia es una de ellas, escuchamos hablar sobre ella a menudo, la reconocemos, la tratamos mucho más a menudo de lo que pensamos, y aún … Sigue leyendo →

Dopamina (bien repartida) : Pensamiento crítico [fuente]


05/02/2011

Hace ya tiempo que me rondaba por la cabeza la idea de iniciar un blog, finalmente me he decidido a aportar mi pequeño granito de litio a una situación actual que me preocupa profundamente. Hemos leído en la prensa, repetidamente … Sigue leyendo →