¡Atención!, estas viendo el archivo de ¡Magufos! que corresponde a las publicaciones anteriores a 2016.
La nueva versión de ¡Magufos! está funcionando aquí: www.magufos.com.

Experientia docet (395)

E
Visitar página web/blogCastellano395 entradas

Experientia docet es una página web/blog en castellano que ha publicado 395 entradas, siendo la última del día 15/11/2013.

La experiencia enseña que es mucho más lo que desconocemos que lo que sabemos. También que muchas veces es más interesante el camino que el destino final y que lo verdaderamente revolucionario empieza con un “¡qué curioso!”.

Experientia docet : ED se traslada a http://edocet.naukas.com [fuente]


15/11/2013



Pues sí. Tras 7 años disfrutando de Blogger (no tenemos queja), Experientia docet se traslada a la red de blogs creada por Naukas. La nueva dirección es edocet.naukas.com. El feed edocet.naukas.com/feed
En estos momentos la red está comenzando, por lo que aún faltan algunas cosas, como las distintas modalidades de suscripción. Todo se andará. En cualquier caso se trata de un proyecto muy interesante en el que podéís encontrar en un sólo sitio algunos de los blogs de ciencia más interesantes escritos en español (y más que se unirán en breve).
Finalmente, www.experientiadocet.com, seguirá estando operativa pero ya no se actualizará y en una semana desde esta fecha se cerrarán los comentarios. A partir de ese momento sólo estaremos en edocet.naukas.com con nuevos contenidos (de hecho ya hay nuevos contenidos).
Muchas gracias por todo.

Experientia docet : Una pared de ladrillos cristalina [fuente]


14/11/2013



Lo que ves en la imagen no es una pared de ladrillo. Es una micrografía obtenida por microscopía electrónica de trasnmisión de cristales de titanato de estroncio (fases de Ruddlesten-Popper), que responden a la fórmula Srn+1TinO3n+1 ,que hacen de ladrillos, y capas de óxido de estroncio (SrO), que hacen de cemento. Las capas de SrO permiten que las de titanato crezcan sin defectos. El color se ha añadido para visualizar mejor.
En esta investigación ha participado un enorme equipo internacional de un montón de instituciones (incluyendo la Universidad Politécnica de Cataluña). El material tiene propiedades dieléctricas muy interesantes con posibles aplicaciones importantes en comunicaciones. Podéis leer sobre ello aquí(divulgación) y aquí(comunicación), además del artículo técnico publicado en Nature.
Referencia:
Lee C.H., Orloff N.D., Birol T., Zhu Y., Goian V., Rocas E., Haislmaier R., Vlahos E., Mundy J.A., Kourkoutis L.F. & et al (2013). Exploiting dimensionality and defect mitigation to create tunable microwave dielectrics, Nature, 502 (7472) 532-536. DOI: 10.1038/nature12582


Esta entrada es una participación de Experientia docet en la Edición Inaugural del Festival de la Cristalografía que organiza Educación químicay en la XXIX Edición del Carnaval de Química que acoge Más ciencia, por favor.

Experientia docet : Reseña: "Neurociencia cognitiva" de Diego Redolar et ál. [fuente]


13/11/2013


“La neurociencia cognitiva, con su interés por la percepción, la acción, la memoria el lenguaje y la atención selectiva, vendrá a representar cada vez más el eje central de las neurociencias en el siglo XXI.”
Eric Kandel
La neurociencia cognitiva está de moda. Rara es la semana que alguna noticia relacionada con ella no aparece en algún medio de información general. Y está de moda por méritos propios, porque es la ventana que la ciencia ha abierto al interior de la mente humana.
La neurociencia cognitiva es una ciencia interdisciplinar que intenta encontrar la relación existente entre la actividad neuronal, y del encéfalo en su conjunto, con el comportamiento. Implica la participación de biólogos, médicos, químicos, físicos, matemáticos, informáticos, lingüistas, ingenieros y psicólogos, con todas las subespecialidades imaginables.
En Experientia docetnos hemos ocupado de la neurociencia cognitiva profusamente en nuestros siete años de vida. Y en estos siete años más de una vez nos han preguntado por un texto introductorio general, a lo que hemos respondido siempre igual: el mejor texto general (no estrictamente de neurociencia cognitiva) es el Kandel, pero en versión original y sabiendo que no trata aspectos importantes de la neurociencia cognitiva de vanguardia.
Por eso nos ha gustado mucho el texto publicado por Editorial Médica Panamericana que ha coordinado (y escrito en parte) Diego Redolar, de la Universitat Oberta de Catalunya, y que se llama, precisamente, “Neurociencia Cognitiva”.
En primer lugar, se nota muy mucho que Redolar es profesor en una universidad a distancia. Efectivamente, los textos son autocontenidos, con referencias cruzadas claras (también a los materiales suplementarios de la web), con refuerzos visuales de los conceptos import[...]

Experientia docet : La tesis Duhem-Quine (I): Introducción [fuente]


12/11/2013


De vez en cuando uno se encuentra con profesores universitarios de ciencias que, si bien puede que tengan un amplio conocimiento de la materia objeto de su especialidad, no tienen reparo en defender en público, incluso con vehemencia, posiciones de filosofía de la ciencia de una inocencia y candidez que serían risibles si no rayasen lo patético.
Habitualmente la tesis preferida para la defensa a ultranza es el falsacionismo naif, esto es, la idea de que las teorías científicas son falsables (cosa que los lectores de esta sección del Cuaderno a estas alturas ya deberían, por lo menos, dudar) y sus consecuencias inmediatas en esta línea de pensamiento, a saber, que sólo las teorías científicas son falsables y que, si una teoría es falsable, es científica (quizás debamos recordar que la falsabilidad no es un atributo de las teorías, sino una actitud).
Se hace pues necesario no retrasar más la introducción de una tesis que no por antigua es más conocida entre los profesionales de la ciencia y que todos ellos, así como el público en general, deberían tener en mente a la hora de considerar la posible trascendencia de un resultado científico. Me refiero a la tesis de Duhem-Quine.  
Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

Experientia docet : Un caballo de Troya contra el cáncer de mama [fuente]


11/11/2013

siRNA dispersándose por la célula cancerígena tras abandonar el recubrimiento de ácido hialurónico.
El focense Epeo del Parnaso ensambló, por las artes de Palas, un caballo henchido de hombres armados e introdujo la mortífera imagen dentro de los muros. De aquí recibirá entre los hombres venideros el nombre de caballo de madera, encubridor de lanzas escondidas.
Eurípides, Las troyanas, 10.


El cáncer de mama triple negativo es uno de los más puñeteros que existen. Es difícil de tratar, siendo resistente a algunos de los tratamientos más eficaces contra el cáncer de mama y, casi siempre, fatal. Una de las razones por la que los tratamientos no funcionan es porque las células están armadas con bombas celulares que eliminan los fármacos anticancerígenos que consiguen superar las murallas celulares. Un equipo de investigadores encabezado por Zhou Deng, del departamento de ingeniería química del Instituto de Tecnología de Massachusetts (EE.UU.) en colaboración con el Instituto Koch de Investigación del Cáncer, ha diseñado una nanopartícula de tres capas que, como el antiguo caballo Troya, primero engaña, luego elimina las defensas y finalmente destruye las células cancerosas. Los resultados se publican en ACS Nano.
La capa externa de cada nanopartícula está hecha de ácido hialurónico, un polisacárido que tiende a acumularse en las células cancerígenas. Esta capa es la que engaña a la célula cancerosa, como Sinón a los troyanos, y la que permite que la nanopartícula entre en la célula.
La capa intermedia esta hecha de ARN, en concreto un tipo de ARN conocido como ARN pequeño de interferencia (siRNA, por sus siglas en inglés) que son el producto de genes que no codifican proteínas. Ahora sabemos, en contra de lo que se ha pensado durante mucho tiempo, qu[...]

Experientia docet : La asombrosa variedad genética de las neuronas humanas [fuente]


07/11/2013


Los análisis genómicos de neuronas humanas individuales, tanto extraídas post mortem como obtenidas en cultivo, ponen de manifiesto que existe en ellas una considerable variación en el numero de copias del ADN. Es probable que estas diferencias genéticas afecten a las funciones de las células encefálicas y que podrías, por tanto, tener influencia en nuestra personalidad, inteligencia o en la susceptibilidad a desarrollar enfermedades neurológicas. El estudio, encabezado por Michael McConnell, del Instituto Salk de Estudios Biológicos (EE.UU.), se ha publicado en Science.
En las neuronas existen una serie de cambios genéticos conocidos: la aneuploidía es el cambio en el número de cromosomas; en las retrotransposiciones una secuencia de ADN se mueve a otra parte del genoma mediante transcripción a ARN; y, finalmente, la expresión de enzimas que alteran el ADN. Todas estas fuentes de diversidad genética son frecuentes en el encéfalo.
Durante mucho tiempo ha existido la idea de que, dada la enorme variedad de tipos de células en el encéfalo, deberían existir mecanismos genéticos que generaran esta diversidad. Uno de los mecanismos genéticos potentes que podrían contribuir a esta variedad celular, aparte de los anteriores, es la variación en el número de copias (VNC). Una VNC es una modificación estructural del ADN, en la que una parte significativa del mismo desaparece o aparece duplicada tras una copia en determinados cromosomas. No hay que confundir las VNC con los polimorfismos de un sólo nucleótido, que afectan a un sólo gen y que son los cambios más estudiados para ver la influencia genética en determinado proceso.
Para determinar la variabilidad genómica como consecuenc[...]

Experientia docet : El conocimiento tácito de Polanyi [fuente]


06/11/2013


La idea de que podemos conocer realmente más de lo que podemos contar tomó forma por primera vez como concepto epistemológico con implicaciones sociológicas gracias a Michael Polanyi en los años cincuenta del siglo pasado. Desde entonces el conocimiento tácito ha sido profusamente usado en la historiografía y la sociología de la ciencia y la tecnología.
Según Polanyi, de la misma forma en que algunas veces al percibir un objeto reconocemos patrones de los que somos incapaces de decir cómo los reconocemos, cuando conocemos muchas veces aceptamos algo implícito pero muy concreto. Y esto que aceptamos implícitamente une tres factores: el objeto de nuestra atención, la persona que conoce, y la tradición que comparte con el grupo al que pertenece.
El ejemplo favorito de Polanyi a nivel perceptivo era nuestra capacidad de reconocer las múltiples expresiones de una cara humana sin que seamos capaces de decir cómo las reconocemos. También mencionaba a menudo la capacidad de los expertos para reconocer el fraseo de un pianista o el proceso de envejecimiento de un vino, en cuyos casos por mucho que intenten describir sus elementos constitutivos son incapaces de transmitir el todo. 
Cuando se aplica a la ciencia y a la tecnología el concepto de Polanyi es el equivalente a incorporar la perspectiva a una imagen que hasta entonces se ha representado plana. La visión tradicional de la ciencia como un conocimiento objetivo, incorpóreo, es insuficiente para acomodar todas las dimensiones personales y sociales implicadas en la adquisición, práctica y transmisión del conocimiento tácito. En los escritos de Polanyi la ciencia aparece como un arte, en el que las normas científicas y sociales se entrelazan, a diferencia de la empresa impersonal y abstracta que describían los positivistas lógicos a mediados d[...]

Experientia docet : Bohr: 100 años de estados estacionarios [fuente]


31/10/2013



En el pasado Passion for Knowledge - Quantum 13 di una charla naukas titulada "Bohr no fue el primero" que se puede ver aquí. En ella explicaba que Bohr no fue el primero en proponer un modelo cuántico del átomo como habitualmente se cree. Me basaba para afirmar esto en una investigación y recopilación de datos que ha durado casi un año y que se a materializado en un artículo titulado "Bohr: 100 años de estados estacionarios" que se ha publicado en la revista Anales de Química de la Real Sociedad Española de Química. Ahora este artículo está disponible gratuitamente en formato PDF en este enlace.
Este trabajo no hubiese sido posible sin la ayuda inestimable de Bernardo Herradón (@quimicasociedad) y Daniel Torregrosa (@DaniEPAP), a los que reitero desde aquí mi agradecimiento.

Experientia docet : Del modelo imponderable a la hipótesis cuántica [fuente]


29/10/2013

En una anotación anterior presentábamos el modelo imponderable, el primer modelo estándar de la física. Hoy vamos a ver cómo evolucionó a lo largo del siglo XIX y cómo el afán por completarlo llevó a una física más allá del modelo estándar.


El modelo imponderable, que se había ganado su lugar como el estándar alrededor de 1800, tenía dos virtudes principales. Por una parte explicaba inmediatamente la existencia de los fenómenos por la mera presencia del agente correspondiente y, por otro encajaba con la moda científica de la época: la cuantificación.
En 1785, Charles Augustin Coulomb estableció, para satisfacción de los miembros de la Académie des Sciences de París, que las fuerzas entre los fluidos en la electricidad y en el magnetismo disminuían, como lo hacía la fuerza de la gravedad, con el cuadrado de la distancia entre los elementos que interactuaban.
Pierre Simon de Laplace y su escuela mantuvieron durante mucho tiempo la ambición de cuantificar las fuerzas a distancia que se suponía que actuaban entre los elementos del fluido de calor (que ellos llamaban calórico) y entre las partículas de luz y la materia. Hoy puede parecernos absurdo por irreal pero Laplace y Jean Baptiste Biot se las arreglaron para, a partir de estas premisas, y en el marco del modelo imponderable, explicar con detalle la refracción, tanto simple como doble, la polarización y otros fenómenos ópticos.
Tomando literalmente el concepto de calor como fluido conservado, Laplace creó una magnífica teoría de los procesos adiabáticos que resolvía el viejo problema de la escandalosa discrepancia entre los tratamientos teóricos y los resultados experimentales de las mediciones de la velocidad del sonido en el aire. Si bien no hacía uso de fuerzas a distancia, esta teoría adiabática asumía (y pot[...]

Experientia docet : La consciencia no tiene un área específica en el encéfalo [fuente]


23/10/2013

Parcelación del encéfalo para el estudio del flujo de información | Monti et al (2013)El que la consciencia es un un fenómeno emergente relacionado con la comunicación entre distintas áreas del encéfalo, en vez de estar centrado en una sola de ellas, se hace cada vez más evidente. Ahora un grupo de investigadores encabezado por Martin Monti de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos), añade otra gotita al vaso. Ha usado resonancia magnética funcional (fMRI) para estudiar el encéfalo de voluntarios en el momento de quedar inconscientes y publicado sus resultados en PloS Computational Biology.
Un fenómeno emergente es aquel, habitualmente complejo, que surge de la interacción de sistemas de muchos componentes cada uno de los cuales tiene un funcionamiento muy sencillo. Ejemplos son los movimientos de las bandadas de estorninos (unidad: estornino) o bancos de peces (unidad: pez), el tráfico en una ciudad (unidad: vehículo) o la imagen que estás viendo en pantalla (unidad: píxel).
Monti et al usaron fMRI para estudiar el flujo de información en los encéfalos de 12 voluntarios sanos mientras éstos perdían la consciencia al ser anestesiados con propofol. La edad de los sujetos oscilaba entre los 18 y los 31 años, había igual número de mujeres y varones y el procedimiento se llevó a cabo en el Hospital Universitario de Lieja (Bélgica).
Los encéfalos de los sujetos fueron estudiados usando teoría de grafos para dilucidar sus propiedades de red, la misma teoría que se emplea para estudiar otros fenómenos complejos en los que intervienen nodos: los grupos sociales, el tráfico aéreo o la información en Internet, por ejemplo.
El resultado más significativo del estudio es que cuando perdemos la consciencia la comunicación entre las áreas del cerebro deja de s[...]

Experientia docet : Pensando la química matemáticamente [fuente]


22/10/2013

El conocimiento químico viene de antiguo. Hasta hace poco más de un siglo era un conocimiento puramente fenomenológico obtenido en la mayoría de los casos por ensayo y error. Démonos cuenta que la cuantificación en la química empieza a finales del siglo XVIII, con Lavoisier y el uso de la balanza, por lo que no cabría esperar la existencia ni de teoría química propiamente dicha, ni mucho menos, de una teoría de estructura matemática antes de esa fecha. Sin embargo, si nos paramos a definir qué es pensar matemáticamente, podemos encontrar ilustraciones de pensamiento matemático aplicado a la química desde la antigüedad. Y es que para pensar matemáticamente no hacen falta números. Veamos un ejemplo.
La tabla de afinidades de Geoffroy


Siguiendo la filosofía cartesiana del XVII, varios filósofos naturales y matemáticos franceses desarrollaron la idea de un conocimiento químico racional y matematizado. Así, Bernard le Bovier de Fontenelle, el secretario a la sazón de la Académie des Sciences desde 1697, afirmaba en su introducción a la Histoire de l'Académie royale des sciences (1702) que:
“las matemáticas no sólo han producido una infinitud de sus propias verdades, sino que también han producido en las mentes con bastante generalidad un hábito de exactitud y precisión incluso más precioso que todas estas verdades”.
En ese mismo texto de Fontenelle sugería la idea de matematizar la química como se había hecho con la geometría (se refiere a la geometría analítica cartesiana), con objeto de poder hacer predicciones. El programa subyacente era legitimar la química como la parte teórica de la “vulgar farmacia” y como compañera respetable de los médicos y su arte.
Un miembro de este grupo de filósofos naturales fue Etienne-François Geoffro[...]

Experientia docet : Primer cuasicristal no metálico [fuente]


15/10/2013


Un equipo de investigadores encabezados por Stefan Förster de la Universidad Martin Lutero en Halle-Wittenberg (Alemania) ha descubierto el primer cuasicristal en un óxido. El descubrimiento aparece publicado en Nature.
Sólo se conoce un ejemplo de cuasicristal natural. Fue encontrado en 2009 por el investigador Paul Steinhardt, de la Universidad de Princeton, en las remotas montañas Koryak (en el extremo oriental de Siberia, al noreste de la península de Kamchatka), en una odisea digna de Indiana Jones. El cuasicristal de Steinhardt es una aleación de aluminio, hierro y cobre. Y es que es muy llamativo que todos los cuasicristales conocidos, desde que Dan Shechtman los descubriese a principios de los años ochenta del siglo pasado, sean aleaciones metálicas fabricadas todas, menos la natural, cuidadosamente en el laboratorio. Hasta ahora.
El óxido en cuestión pertenece a la familia de las perovskitasy se trata de un titanato de bario (BaTiO3). Las perovskitas tienen una estructura cristalina lo suficientemente particular como para dar nombre a un grupo (en realidad es ortorrómbico o pseudocúbico; una mezcla de cubos y rombos, para entendernos) pero, eso sí, son manifiestamente cristalinas; es decir, presentan orden a corto y a largo. Son unos materiales muy estudiados por sus aplicaciones en superconductividad o en paneles solares, por ejemplo.
Sin embargo, cuando Förster y sus colegas depositaron una capa fina de titanato de bario sobre una superficie de platino con simetría (1,1,1) que presenta ejes de simetría ternarios (es un sistema cúbico centrado en las caras), encontraron que en la interfase entre la perovskita y el platino aparecía una simetría dodecagonal, una de las llamadas simetrías prohibidas, para un espesor de 0,4 nm. Los datos fueron confirmados por u[...]

Experientia docet : Imponderable: el primer modelo estándar de la física [fuente]


15/10/2013


Cuando los humanos nos enfrentamos a algo complejo usamos analogías con otra cosa que nos es familiar. Estas analogías cambian con el tiempo y la evolución de la técnica y nuestra familiaridad con nuevos dispositivos. Así, por ejemplo, el funcionamiento del encéfalo humano a mediados del siglo XX se asemejaba a una centralita de teléfonos, mientras que hoy se suele comparar con un ordenador. En el siglo XVIII y a comienzos del siglo XIX las semejanzas se hacían con dispositivos mecánicos en general. Fenómenos tan novedosos como la electricidad o el estudio del calor encontraron pronto acomodo en la analogía con las conducciones de agua.
Esta analogía para la electricidad puede trazarse hasta un momento preciso. En 1729 Stephen Gray descubrió que un hilo empapado conduce la electricidad, por lo que de ahí a asimilar el agente de la electricidad con agua corriendo por una tubería había un paso. Esta analogía se vería completada poco después por la comparación que hizo Benjamin Franklin entre las máquinas que se usaban para generar electricidad (en esta época poco más que cilindros y esferas de cristal que se frotaban, esto es, generadores electrostáticos rudimentarios) y las bombas impulsoras y entre las botellas de Leyden (los primeros condensadores) y los embalses.
Para aquellos que aceptaron la versión de Robert Symmer(1759) de la teoría de Franklin en la que las cargas negativas eran tan reales como las positivas, en la electricidad participaban dos fluidos que, dado que los cuerpos cargados pesados pesaban tanto como los neutros, se asumía que tenían un peso no medible, esto es, eran imponderables. Se iniciaba así la construcción de un modelo, el modelo imponderable, que llegaría al siglo XX.
Continúa leyendo en el Cuaderno de Cultura Científica

Experientia docet : Quantum13: Taller de comunicación científica [fuente]


14/10/2013

El taller tuvo lugar en el Centro de Física de Materiales (UPV/EHU-CSIC)
Esta es la segunda parte (1 hora 46 minutos) del taller de comunicación científica que se celebró en Bilbao y San Sebastián con motivo de Passion for Knowledge - Quantum13, y que impartió un servidor. En ella se trata de cómo plantear la comunicación científica desde el punto de vista estratégico, ya sea a la hora de publicar un artículo especializado o una anotación en un blog de divulgación. El taller está pensado para aquellos que se inician en el mundo de la comunicación en general y de los blogs de ciencia, en particular.



La primera parte, a cargo de José Ignacio Latorre, está disponible aquí.

Experientia docet : Gustave le Bon y la equivalencia materia-energía [fuente]


13/10/2013



Si preguntamos a cualquier persona con una mediana formación científica sobre quién fue el primero en proponer la equivalencia entre masa y energía, nos respondería inmediatamente y sin vacilación que Albert Einstein. Puede que incluso nos diese la fecha (1905) y hasta la expresión matemática, E = mc2. Sin embargo, puede que no sea tan evidente. Y es que Gustave le Bon tuvo una magnífica intuición poco antes.
Gustave le Bon nació en 1841 en Nogent-le-Rotrou (Francia) y se doctoró en medicina en 1866 en la Universidad de París. En la actualidad se le conoce por sus trabajos en psicología de grupos y en sociología (hay quien le considera uno de los fundadores de esta disciplina), pero también escribió sobre astronomía, física y cosmología. Según le Bon el universo material habría aparecido a partir del éter primordial e imponderable y terminaría regresando a este estado, en una serie de ciclos sin fin. Como parte de este concepto incluía la equivalencia de materia y energía.
En 1896 le Bon anunció que había descubierto lo que llamó “luz negra”, un nuevo tipo de radiación invisible que él creía que estaba relacionada posiblemente con los rayos X y los rayos catódicos pero que era distinta a éstos. Sus afirmaciones atrajeron la atención de los físicos, fundamentalmente franceses, muchos de los cuales le dieron su apoyo en el descubrimiento así como a sus ideas sobre la materia, la radiación y el éter. Aunque al final la existencia de la “luz negra” fue descartada (no se pudieron reproducir sus resultados en condiciones controladas) durante un tiempo permitió que le Bon fuese una figura importante en la vida intelectual y científica francesa. En 1903 fue incluso nominado para el Nobel de física. Entre sus amigos y admiradores se encontraban científicos de primer nivel, incluyendo el [...]

Experientia docet : Charla en Quantum13: "Bohr no fue el primero" [fuente]


09/10/2013



El pasado día 4 tuve el privilegio de dar una charla Naukas titulada "Bohr no fue el primero" durante las jornadas Passion for Knowledege - Quantum13 en un marco incomparable, el teatro Victoria Eugenia de San Sebastián. Un reto ya que fui el primero tras una conferencia de Amand Lucas y, entre el público, premios Príncipe de Asturias, Nobel y profesores e investigadores de la UPV/EHU, el DIPC, el CFM, Tecnum, nanoGUNE y demás centros donostiarras (y de otros barrios de Bilbao).
La charla es un resumen de un artículo que he escrito para los Anales de la Real Sociedad Española de Química que aparecerá presumiblemente en el próximo número, en el que se recogen los resultados de casi un año de investigación sobre el origen del modelo de Bohr, llegando a algunas conclusiones sorprendentes. Próximamente se publicará en el Cuaderno de Cultura Científica una versión en texto con los contenidos de la charla. De ambas publicaciones informaremos aquí.
La charla (y todas las demás de Naukas) puede verse siguiendo este enlace.
Esta entrada es una participación de Experientia docet en la XXVIII Edición del Carnaval de Química que organiza Flagellum


Experientia docet : Galileo vs. Iglesia Católica redux (y VII): Balanzas [fuente]


08/10/2013


Antes de afrontar las conclusiones de nuestra exploración de la interacción entre Galileo y la Iglesia Católica [IC] quizás sea conveniente repasar algunas ideas que hemos ido encontrando en capítulos anteriores de esta serie y que serán relevantes para lo que sigue.
En primer lugar, el tiempo. En Antecedentesvimos cómo la IC en el siglo XVII tenía una dilatada historia de tolerancia (tolerancia no significa aceptación) con los nuevos descubrimientos científicos, los de Galileo llegaron en un momento en el que la IC era menos tolerante de lo que podría haber sido en otras circunstancias debido a la reacción a la Reforma Protestante.
Posteriormente, comentamos en Perspectivasque en la época en la que se produjeron, los descubrimientos de Galileo no podían zanjar la cuestión entre geocentrismo y heliocentrismo. Para ilustrarlo, en Observacionesy Venus, mostramos cómo las observaciones de Galileo, si bien suponían un reto a Aristóteles y Ptolomeo, seguían siendo compatibles con un sistema como el de Tycho, además de uno heliocéntrico.
A continuación vimos la importancia que tenían las consideraciones instrumentalistas y realistas a la hora de enseñar el sistema de Copérnico en Reconvención.
Finalmente en Visiones, pudimos ver que Belarmino y Galileo coincidían en la consideración de una serie de pruebas como verdaderas, entre ellas las propias observaciones de Galileo y las Escrituras.
El conflicto queda reducido a una cuestión de peso, de la importancia que se le atribuye a cada una de las pruebas. Galileo piensa que las Escrituras son indudablemente correctas en lo que se refiere a las cuestiones que tienen que ver con la salvación. Pero, en otras cuestiones, aquellas que no conciernen a la salvación, no sería necesario tomarlas como indiscutibles. Y ya que, desde la perspectiva de Galile[...]

Experientia docet : Primera imagen por AFM de un enlace de hidrógeno [fuente]


08/10/2013


¿Qué es un enlace químico? A estas alturas de la película debería ser una cuestión trivial. Pero no lo es tanto*. De hecho no existe una definición precisa, lo que abre las puertas a consideraciones varias en filosofía de la química. Por si no fuese suficientemente confuso, ahora, un grupo de investigadores encabezado por Jun Zhang, del Centro para la Nanociencia y la Tecnología de la Academia China de Ciencias, publica en Science las primeras imágenes de enlaces de hidrógeno. Estos enlaces se consideran en los libros de texto como poco menos que ficticios y se explican habitualmente como meras interacciones electromagnéticas. Sin embargo, los últimos resultados con difracción de rayos X indicaban que serían “auténticos” enlaces; el resultado de Zhang et al. viene a añadir leña al fuego.
Los enlaces de hidrógeno son fundamentales para algunas de las moléculas y muchos de los procesos más importantes para la vida. Así, son los responsables de mantener unidas las dos hebras de la hélice del ADN y muchas enzimas realizan su función de catalizar reacciones haciendo uso de ellos. Una idea intuitiva de lo que es un enlace de hidrógeno es que es una fuerza atractiva entre átomos de distintas moléculas, uno de ellos un hidrógeno unido a un átomo muy electronegativo, con lo que deja al protón del núcleo de hidrógeno “sin el amparo de su electrón” y este protón se ve atraído por los electrones de un átomo electronegativo de otra molécula.
Zhang et al. usaron un microscopio de fuerza atómica (AFM) con el método de no-contacto de Fischer para estudiar la 8-hidroxiquinolina. Esta molécula tiene la particularidad de que es plana pero los enlaces de hidrógeno que pueda formar quedan fuera de ese plano, lo que incrementa su visibilidad.
Como podemos ver en la imagen, [...]